Condromalacia rotuliana

También conocida como síndrome femoropatelar es una afección que cursa con dolor en la parte delantera de la rodilla.

Se produce cuando el cartílago de la rótula se ablanda y se desgasta, pudiendo causar que la rótula roce contra el fémur, provocando dolor e inflamación.

Esta lesión en el cartílago puede tener diferentes causas:

  • Uso excesivo.
  • Traumatismos.
  • Desalineación de la rótula.
  • Debilidad muscular.
  • Factores congénitos.

Además del dolor, la rigidez, hinchazón o crujidos/chasquidos en la rodilla son otros de los síntomas más característicos de esta lesión. Subir o bajar escaleras, ponerse de cuclillas o correr pueden ser gestos que aumenten el dolor del paciente.

Existen 4 grados de evolución de esta patología:

  • Grado I: El cartílago está blando pero no hay daño visible.
  • Grado II: El cartílago tiene una superficie desgastada.
  • Grado III: Aparece una pérdida importante de cartílago.
  • Grado IV: El cartílago está desgastado hasta el hueso.

En ocasiones es inevitable el desarrollo de esta lesión pero desde Evolution Fisioterapia queremos daros unos consejos para reducir el riesgo de padecerla:

  • Consigue un peso saludable, acorde a tu estructura.
  • Fortalece la musculatura de las piernas con el objetivo de generar una buena alineación, estabilidad y control neuromuscular desde el apoyo en el suelo.
  • Ajusta las cargas de actividad física que realices a tu condición física actual.
  • Trabaja la movilidad de las articulaciones más próximas, gana rango articular en tobillo y cadera.
  • Haz un buen calentamiento antes de la práctica deportiva que vayas a realizar.
  • Utiliza un calzado adecuado.
  • Toma descansos.

En caso de padecer condromalacia rotuliana no está todo perdido, aún podemos ayudarte. En nuestra clínica de fisioterapia Evolution evaluaremos tu caso y enfocaremos el tratamiento de marera personalizada con el objetivo de mejorar tu dolor, rigidez e inflamación, así como recuperar la funcionalidad de tu rodilla para las actividades de tu vida diaria. Como último consejo y quizás el más importante NO DEJES DE MOVERTE, el reposo nunca es la solución.

Deja un comentario