Fisioterapia invasiva

La fisioterapia invasiva engloba un conjunto de técnicas de fisioterapia avanzada en las que, mediante la introducción de una aguja en el paciente, accedemos a planos profundos de tejido, a los que no somos capaces de acceder mediante nuestras manos. Estas técnicas requieren de una experiencia y formación avanzada por parte del fisioterapeuta que las realiza, para poder garantizar la seguridad y eficacia del tratamiento.

Tratamientos de fisioterapia invasiva

Neuromodulación funcional percutánea:

La neuromodulación invasiva percutánea es una técnica avanzada utilizada en fisioterapia para tratar el dolor y mejorar la función neuromuscular. Consiste en la aplicación de impulsos eléctricos, a través de una aguja y de manera directa sobre el tejido nervioso periférico. Esta señal llegará hasta el Sistema Nervioso Central, modificando la actividad cerebral para obtener los beneficios terapéuticos y mejorar la calidad de vida del paciente.

Punción seca:

Se trata de una técnica invasiva dirigida al tratamiento del dolor muscular y fascial. Esta técnica consiste en insertar una aguja de punción, atravesando la piel y llegando al punto gatillo miofascial (área sensible en una fibra muscular que puede causar dolor a otras partes del cuerpo).

A través de la introducción de esta aguja producimos pequeños espasmos musculares que desencadenan una respuesta en forma de liberación de tensión, mejora del flujo sanguíneo (mayor aporte de O2), reducción el dolor y activación de mecanismos de curación del tejido lesionado.

¿Qué patologías somos capaces de tratar con fisioterapia invasiva?

  • Síndrome de dolor miofascial: La punción seca se utiliza para liberar puntos gatillo, que son zonas hiperirritables en los músculos que causan dolor referido y disfunción muscular.
  • Tendinopatías: Condiciones como la tendinitis del manguito rotador, la tendinitis de Aquiles y la epicondilitis lateral (codo de tenista) pueden ser tratadas eficazmente mediante la punción seca, ayudando a reducir la inflamación y promover la cicatrización.
  • Fascitis plantar: Esta técnica puede aliviar el dolor y la tensión en la fascia plantar, promoviendo la recuperación de esta condición dolorosa común en corredores y personas activas.
  • Lesiones musculares: Desgarros y contracturas musculares se pueden tratar mediante la punción seca, reduciendo el espasmo muscular y acelerando la recuperación.
  • Síndrome de la banda iliotibial: Común en corredores, esta condición puede ser aliviada mediante la punción seca, reduciendo la tensión y el dolor en la banda iliotibial.
  • Lumbalgia y cervicalgia: La punción seca puede ser efectiva para tratar el dolor lumbar y cervical crónico, liberando puntos gatillo y mejorando la movilidad y la función muscular.
  • Síndrome del túnel carpiano: La punción seca puede ayudar a reducir la inflamación y mejorar la función en personas con este síndrome de compresión nerviosa.
  • Lesiones crónicas y cicatrices: La técnica puede mejorar la movilidad y reducir el dolor asociado con cicatrices y adherencias en tejidos profundos.

Centro de fisioterapia con punción seca y electrólisis percutánea en Alcalá de Henares