Neuropatía del nervio axilar

El nervio axilar, también conocido como nervio circunflejo, tiene su origen en el plexo braquial, específicamente en las raíces nerviosas de C5 y C6 de la médula espinal. Su recorrido atraviesa la región axilar con dirección a la parte posterior del hombro, envolviendo el húmero y pasando entre los músculos deltoides y redondo menor.

Cuando este nervio se encuentra dañado puede provocar una variedad de síntomas, afectando a la sensibilidad y función del hombro y el brazo. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Dolor en la región del hombro, que puede irradiarse hacia el brazo.
  • Debilidad muscular en el hombro y el brazo afectado.
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento en el hombro, brazo o parte de la mano.
  • Pérdida de capacidad para elevar el brazo.
  • Sensación de ardor o pinchazo en la región del hombro.
  • Pérdida de sensibilidad en la piel.

Por otro lado, las causas más comunes que pueden provocar una neuropatía del nervio axilar son:

  • Traumatismos: Lesiones directas en la región del hombro, como caídas, impactos o lesiones deportivas.
  • Compresión directa: Prolongada sobre el nervio axilar, como puede ser durante el sueño o con el uso de muletas por largo tiempo.
  • Atrapamiento a través de la musculatura de la región del hombro.
  • Actividades repetitivas: Lanzar objetos, levantar peso, golpeos de raqueta.
    Enfermedades sistémicas: Diabetes, artritis reumatoide o la enfermedad de Lyme.
  • Complicaciones quirúrgicas.

Desde el punto de vista de la fisioterapia, lo más importante es valorar este tipo de lesión y, a raíz de ahí, ponerse en manos de buenos profesionales sanitarios para abordar el problema.

En Evolution Fisioterapia tenemos expertos en el abordaje de este tipo de patología, que podrán ayudarte a mejorar la sintomatología presente mediante técnicas como la terapia manual, neurodinamia o la utilización de neuromodulación percutánea.

Deja un comentario